ShareThis

viernes, 7 de septiembre de 2012

Graciela Alabarce: “Dar mayor visibilidad al trabajo de la mujer, es una de las metas de nuestra Organización”



Por Mariana Boggione

Graciela Alabarce ha forjado desde hace años la empresa panificadora La Cumbre junto a su familia, llegando a ser hoy una empresaria de renombre en el país y a nivel internacional. En estas líneas destaca uno de los pilares en su vida: “Me cuesta imaginar cómo se puede emprender cada día sin la contención que significa la familia, por eso como mujeres debemos asegurarnos que la primer institución que debemos resguardar para ser una sociedad mejor, es precisamente la familia”.
La vicepresidente nacional de la Organización Argentina de Mujeres Empresarias (OAME) dialogó con Mujeres Chic, en una entrevista que deja ver en esta mujer la fuerza de una verdadera rosarina destacada.

¿Cómo iniciaron La Cumbre?
Nuestra fábrica cumplió el 15 de agosto  30 años  desde que perseguimos el sueño de ampliar nuestro mercado, dado que en ese momento teníamos una tradicional panadería de un barrio de la ciudad, y cuando vemos que nuestros productos se venden en los comercios de gran parte de la región y llegan a las góndolas de los supermercados en Canadá, Angola, Chile o Centroamérica, nos genera una gran satisfacción.

¿Qué recomendaciones hacés para cuidar las relaciones en una empresa familiar?
Siempre he sido una gran defensora de la empresa familiar, en principio porque fue la primera unidad económica conocida, y los vínculos y valores de la empresa familiar traspasan lo económico.
Las fortalezas de una empresa familiar ante las adversidades y mantener el respeto, el amor, la comunicación, por encima de las cuestiones personales, han posibilitado que empresas de origen familiar se transformaran en las grandes empresas argentinas.
También creo que los desafíos actuales exigen la profesionalización de la empresa familiar y en nuestro caso que hemos tenido la dicha de que nuestros hijos profesionales, hayan decidido continuar con  la empresa familiar, liderando el trabajo en equipo  y el crecimiento de la marca, es un gran orgullo.
 El verdadero interés en la empresa familiar debe ser el mantener los valores de la empresa,  el bienestar de sus empleados y la defensa de los objetivos planteados. 

¿Cómo crees que llegaste a ser la empresaria de hoy?
Es un rol que se construye, en mi caso con pasión por mi trabajo  y  mi compromiso por participar  de la actividad gremial empresaria, de las organizaciones tan importantes que existen en nuestra provincia  y en el país.
De aprender de mis pares,  mantener buen diálogo con los sindicatos, de defender el concepto que todo comienza con  la educación  e interactuar desde la empresa con las escuelas y Universidades.
Participar de  las organizaciones  de  vinculación publico – privada que genera y establece pautas de crecimiento para la región.   
El ser empresaria es un camino de permanente aprendizaje y me da una gran felicidad transitarlo. 

¿Hace cuánto formas parte de la OAME?
Desde el año 1991 formo parte de  la Comisión Directiva de la Organización Argentina de Mujeres Empresarias.

¿Qué funciones desarrollas allí actualmente?
Soy la Vicepresidente Nacional y, desde hace varios años junto a Lidia Angeli, nuestra Presidente, y un equipo muy valioso de mujeres, participamos en las distintas organizaciones  representando a OAME .
Nuestra  Sede Nacional está en la Federación Gremial de Industria y Comercio desde el año 1966.

¿Qué logros alcanzaste junto a esta institución?
OAME es una institución pionera en representar a la mujer empresaria y forma parte de la FCEM, la Federación más grande del mundo femenino empresarial con sede en Francia.
El pertenecer a esta institución me ha posibilitado  conocer la realidad y los desafíos de las mujeres en el mundo laboral.
Al ser Lidia Angeli durante muchos años Vicepresidente Mundial de la Organización, ha formado las filiales de Uruguay, Brasil y Perú.
En Argentina tenemos filiales en Casilda, Buenos Aires y Córdoba. Y a nivel local OAME posibilita a las mujeres que quieren insertarse y desarrollarse en la vida empresarial un ámbito de capacitación permanente. 
(Graciela junto a Lidia Sartoris,
otra empresaria emprendedora)

¿Qué análisis hacés y qué perspectivas tenés de la producción local?
A partir del año 2003, hubo una verdadera transformación  en la región  a partir del valor que tomaron los cereales y por ser nuestra región una de las más importantes del país con un caudal de exportaciones que la posesionan en un lugar de privilegio.
La industria evidentemente también  ha crecido y el mayor desafío es aumentar las exportaciones de valor agregado que influye directamente sobre la mano  de obra ocupada.    
En la región hay industrias importantes con un alto nivel de tecnología e innovación, debemos trabajar para mantener el nivel de competitividad con alto grado de responsabilidad, donde el eje sea  el trabajo digno, las aplicación de normas de calidad internacionales, la seguridad e higiene laboral y el cuidado del medioambiente.
Manteniendo estas pautas como premisas, vamos a poder competir con un mundo cada vez más complejo y asegurar una producción respetando el mercado interno y que traspase nuestras fronteras. 

¿Has tenido la posibilidad de viajar por el mundo desempeñando tu actividad profesional, ¿qué lugar tiene la mujer como empresaria a nivel internacional?
Desde hace más de 20 años que comenzamos a exportar hasta  transformarnos  en la primera empresa exportadora de la Provincia en nuestro rubro, hemos viajado y participado de muchísimas Ferias y Misiones Comerciales en distintas partes del mundo.
Oriente , Europa de Este, Estados Unidos y por supuesto Latinoamérica .
Lo cual significó una gran experiencia y acompañando a OAME he tenido la posibilidad de participar de Congresos Mundiales en el exterior y también  el que organizamos en Argentina en el 2005, recibiendo a empresarias de los cinco continentes.
Todos sabemos que aun la participación de la mujer en los puestos de decisión de las compañías es bajo, pero el camino recorrido es muy importante, el tener cada vez más mujeres en la Universidad, preparadas para el competitivo mundo laboral, hace que el lugar de visibilidad del trabajo de la mujer sea cada vez mas importante, esta es una de las metas de nuestra  organización.

Si tuvieras que elegir una palabra para definirte, ¿cuál sería?, ¿por qué?
Creo que soy una mujer emprendedora,  que me gusta la innovación y la creatividad, y continúo a mis casi 60 años  con el mismo entusiasmo  y pasión por el trabajo que tenía en mi juventud.
Pero te cuento un secreto: toda esta energía  sale de un lugar único e irremplazable, del gran amor que hay en nuestra familia y del abrazo cotidiano de mis adorados nietos.
Me cuesta imaginar cómo se puede emprender cada día sin la contención que significa la familia, por eso como mujeres debemos asegurarnos que la primer institución que debemos resguardar para ser una sociedad mejor, es precisamente la familia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario