ShareThis

viernes, 2 de septiembre de 2011

Nilda de Siemienczuk: “La madre debería tener un mayor protagonismo en la familia”


Habla pausado y con una voz que cautiva. Nilda de Siemienczuk no sólo es una profesional en la cocina sino además una estrella de los medios. Luego de 43 años ininterrumpidos ante las cámaras, en sus 80 años, Nilda no se cansa de la cocina y transmite los “secretos culinarios” a través de la radio. Ya lejos de la televisión, prefiere que la recuerden tal como es ella, jovial, emprendedora y con sueños por cumplir.
¿La mujer que recién está formando una familia tiene tiempo para cocinar?
Todas las actividades que tienen hoy las mujeres jóvenes hacen que pasen muchas horas fuera de su casa, a la par de su esposo. Por lo tanto se les complica poder realizar las tareas que hacían las señoras de hace tiempo atrás que no trabajaban. Actualmente hay muchas alternativas que pueden agilizar la cocina como por ejemplo pre mezclas y masas ya listas para hacer una tarta. La importancia de todo esto es que por lo menos dos veces a la semana la madre tome un protagonismo mayor delante del esposo y de los hijos cocinando para ellos.
¿Qué valor tiene la familia en la cocina?
El valor de la familia es muy importante, no hay que olvidarse nunca de ser proveedora de la comida que se está ofreciendo en la mesa. Cuando todo es  comprado ya nadie siente que la mamá hizo algo por ellos. El momento del almuerzo o de la cena, en el cual la familia se reúne, tiene dos factores que son fundamentales para una buena vida en armonía: el que haya una comida preparada por la mamá,  y otra el hecho de que se pueda conversar a la par. Es todo un acontecimiento que a veces pasa inadvertido por la gente muy joven.
Hace 3 años dejó la televisión, con 43 años ante las cámaras. ¿Extraña?
Yo no extraño algo que dejé por propia voluntad, simplemente dejé de hacer televisión porque me di cuenta que el tener tanta ocupación fuera de mi casa no me permitía tener contacto con mis hijos ni mis nietos. Tuve un llamado de reflexión que me hizo dar cuenta que lo más importante era mi familia. No quería ser una adicta al trabajo, sin embargo no me retiré del todo porque sigo en radio y de esta manera continúo en contacto con mi audiencia. Estoy todos los martes y jueves a las 11 de la mañana en LT8 en el programa “La que se viene”.
¿Qué le gusta más la radio o la televisión?
Indudablemente la televisión proyecta mejor lo que vos querés hacer conocer. Siempre lo visual tiene algo más de importancia pero de todas maneras la radio también es importante. Cuando no teníamos televisión nos sentíamos acompañados por determinadas voces que  iban haciendo en nosotros un deseo de escucharlas.
¿Quién le enseñó a cocinar?
Desde muy joven, en los años 50,  fui a lo que en aquel entonces se llamaba Universidad Popular de la Mujer. Siempre me incliné por la cocina y ahí me quedé hasta donde pudieron enseñarme. Después comencé a viajar mucho y busqué en distintos países del mundo cuál era el origen de alguna determinada comida.
¿Cómo fue que la cocina llegó a la televisión?
Llegó justamente con la aparición de la televisión. Canal 5 comenzó a emitir y allí se formó un programa dedicado a la mujer que se llamaba “Tertulia hogareña” y me invitaron a participar. Fue exactamente en septiembre de 1966. Yo ya lo había hecho en Mar del Plata porque viví varios años allí con mi esposo y mis hijos.  
¿Qué sensación te causa el tener tantas mujeres que te siguen, que te agradecen el hecho que le facilites con tus recetas el trabajo en la cocina?
Debo agradecer le mucho a Dios que me da esta posibilidad. Realmente soy una gradecida a todas las personas que me han prestado atención y eso hace que cada día me preocupe más por llegar de una manera sencilla. En estos momentos que son un tanto difíciles económicamente para todos, intento buscar la manera que las recetas que transmito sean acordes con estos tiempos.
¿Cuántos libros escribió?
Edité tres libros. Uno es “Cocinando con la señora de Siemienczuk” que se publicó en el año 1972 y aún sigue vigente. Luego “Cocina internacional” que es el resultado de los viajes que hice y donde pude conocer la comida más usual en los distintos pueblos que visité. Y por último escribí un libro sobre comidas para freezer.
¿Existe algún secreto básico que les puedas dar a las mujeres para impresionar a la familia a la hora de cocinar?
El secreto básico es que cualquier cosa que preparen, ya sea una comida o un postre, lo hagan con mucho amor. Lo elaboren pensando en las personas para quienes están cocinando y pongan lo mejor de ustedes.
¿Sentís que te queda algo por hacer en tu vida? ¿Alguna meta a cumplir?
Pienso escribir un libro, todavía no sé cuando lo voy a hacer. Allí voy a plasmar un resumen de mi vida y qué es lo que quise proyectar en ella. Lo más importante de todo es que no voy a tratar de enseñarle a los demás lo que tienen que hacer sino contar mi experiencia personal.
¿Cómo te definirías?
Me definiría como una persona común, que sabe cuáles son sus obligaciones y cómo vivir en contacto con los demás. Yo he viajado muchos años por el  interior y he conocido muchas mujeres, lo cual me hizo aprender mucho. Logré hacer muchas amigas, más que alumnas y todo eso me fue enriqueciendo.

2 comentarios :

Javier Palmero dijo...

alguien sabe si se puede comprar todavía el libro “Cocinando con la señora de Siemienczuk” ???

elporonga dijo...

tenia su libro ,cocinando con la sra Siemienczuk me lo robaron,fue el mejor libro de cocina ,por que las recetas tenian pocos ingredientes y no salian una fortuna preparar sus recetas y son faciles,muy buenas recetas ,ojala lo publicaran de nuevo

Publicar un comentario