ShareThis

viernes, 8 de julio de 2011

Florencia Balestra: “la cultura es una compañía, un mundo”

Es una talentosa artista, creadora de Peccata Minuta, el local de accesorios de arte y diseño ubicado en el mítico Pasaje Pam. Además, se desempeña como Sub directora de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario.

Es una de esas mujeres que irradia energía y transmite buenas vibraciones con su sola presencia. Asegura que sabe adaptarse y que el humor es su mecanismo de supervivencia. Este viernes, Mujeres Chic dialogó con Flor Balestra




¿En qué momento de tu vida descubriste que querías dedicarte al arte? ¿Fue un descubrimiento o se fue dando lentamente?
Siempre. Toda mi vida supe que era esto.  Yo dibujaba de muy pequeña y lo que ocurrió es que NUNCA dejé de hacerlo. Fui a talleres y dibujaba todo el día. El dibujo era mi gran compañía. Después seguí la carrera de Bellas Artes en la universidad y cuando terminé sólo tenía una seguridad: que estaba decidida a vivir de esto y no quería hacer ninguna otra cosa.

Dentro de todas las actividades que realizas, ¿cuál es la que más disfrutas?
Yo disfruto de todas, absolutamente todas. Desde dibujar en el tablero, atender mi local en el Pasaje Pam y venir a la Secretaría de Cultura todos los días. Y si hay algo que me cuesta o me resulta tedioso dentro de todas esas actividades, soy muy silvestre, me adapto y le busco la vuelta. El humor me acompaña a todas partes y me rescata también, es mi mecanismo de supervivencia.

"Aunque a Rosario la conocen como la ciudad de "las más lindas", preferiría que
 también se destaque la inteligencia de sus mujeres”. 
Si tuvieras que presentarte con una profesión, ¿cuál de todas elegís y porqué?
Dibujante, porque es una actividad que adoro. “Dibujadora” (así me puso mi sobrinita… jaja), porque dibujar es mucho más que tomar un lápiz y un papel y ver el resultado allí. Dibujar es, para mí, salirse de los bordes y proyectar puntos, líneas y planos; formas y colores en el espacio (por eso ¨dibujé´ en el grupo de danza contemporánea de Cristina Prates e hice teatro infantil varios años). Espacios donde convocar gente y proponerle cosas. Crear ámbitos que no existan...así fue como hace 20 años, en 1991, inauguré Peccata Minuta (objetos irresistibles), mi local en el Pasaje Pam, que sin darme cuenta es el primer local que apostó a la producción rosarina. Es un orgullo y un tesoro para mí y también es cultura pasajera, una movida de arte y encuentro que funciona allí también desde el 2004. Y ahora dibujo la ciudad desde Secretaría de Cultura...jeje.

En todo este tiempo de desempeño dentro de la Secretaria de Cultura, ¿qué proyectos o actividades que llevaste a cabo destacás?
Sería imposible resumir todo lo hecho en estos cuatro años en cultura. Pero apoyar nuestras instituciones, tanto desde el punto de vista edilicio como de recursos humanos, ha sido y sigue siendo una tarea en la que estamos trabajando. Por otro lado, la descentralización de las actividades culturales llevadas a los centros de distritos, clubes y polideportivos en los barrios también es una prioridad de esta gestión. Y el espacio público tomado como protagonista indiscutible de casi todas las acciones culturales, trabajando transversalmente junto con las otras secretarías de la Municipalidad también es un accionar diario para esta Secretaría de Cultura.

Viendo que muchos de tus trabajos están destinados a un público joven, ¿cómo relacionas la cultura y la educación?
Sin ser dogmática, siento que la cultura y la educación se pueden llevar muy bien. Son amigas inseparables a mi entender. Si de niña dibujaste, leíste, te llevaron a ver lindas películas, buen teatro infantil; es muy probable que tu formación sea rica, profunda, interesante. Tu cabeza y tu universo son vastos; te divertís, la pasás bien y te entretenés. Eso te hace curiosa, intensa y así vas creciendo con la necesidad de búsquedas, encuentros y desencuentros. Eso es, para mí, la cultura a nivel personal. Una compañía, un mundo.  

Todos sabemos lo que significa y representa el pasaje PAM para el arte rosarino, ¿Qué me podrías decir vos, una de sus creadoras e impulsoras al respecto?
Este año estoy cumpliendo 20 años en el pasaje y estoy de festejo infinito porque es mi lugar en el mundo. Soy feliz porque lo tengo; tanto es el sentido de pertenencia que tengo allí que puedo decir que es mi casa, y lo cuido y defiendo como tal. Con patio y amigos, clientes y paseantes, turistas, artistas y vecinos. Mesitas y sillas para charlar, tomar cafecitos y dejar que el tiempo desgrane sus partículas (te juro que allí el tiempo se detiene...te juro!)... En el Pasaje Pam todo cobra importancia, es como un mundo antiguo, de tratos antiguos, amables y cansinos. Lo adoro así viejo como está, me gusta con sus achaques, arrugas y manchas feas. Descascarado, como mis abuelos y la gente vieja que tienen, (no todos, ¡ojo!), tantas cosas para contar.  Al Pasaje Pam sólo hay que escucharlo y dejarlo hablar... Es básicamente, un lugar de encuentro y eso es lo bueno que ha aportado al arte y a la ciudad.

¿Cómo te llevás con la estética a nivel personal? ¿Creés que reflejás en el vestir, la misma sensibilidad que tenés para el arte y el diseño?
Jajajaj...bueno una se viste como lo que es... ¿no? Yo veo tazas o platos o diseños por ahí y me los “estamparía encima”…jajajaj. Creo que ahora me arreglo y me cuido un poquitín más que a los veinte. Es más, te diría que también lo disfruto. Ir a la peluquería y hacerme baños de crema y esas cosillas. El mes pasado, una amiga linda y coqueta me llevó a una cosmetóloga ¡y me depilé las cejas por primera vez! ¡Imaginate todo lo que me queda por descubrir! ¡Me encanta!  

¿Cómo describirías ambos estilos, el que mantenés al vestirte y arreglarte y el que se refleja en tus trabajos artísticos?
Flor_ido, flor_eado, flor_ecido.

¿Qué cualidades de tu personalidad creés que son las que más combinan con el arte y la creación?
Me gustan los contrastes. El blanco y el negro (¡soy bastante extrema!), la vibración de los colores y su luminosidad. La definición y síntesis de una idea. Los cambios, el riesgo que conlleva la búsqueda, por necesidad, desesperación o aburrimiento. El deseo, la curiosidad, el entusiasmo, la exageración, la pulsión de producir y de estar en movimiento. La alegría de descubrir.

¿Cómo ter definirías?
Soy Flor.

No hay comentarios :

Publicar un comentario