ShareThis

martes, 28 de septiembre de 2010

Peeling: lo que tenés que saber



Peeling significa en inglés mudar o cambiar. De allí deriva el nombre para este procedimiento estético que se utiliza hace años, aunque sus métodos se perfeccionaron al punto de que hoy es un boom en la cosmética internacional.

Este tratamiento dermatológico consiste en intervenir la piel dañada y regenerar el nuevo tejido a través de agentes exfoliantes. Estimulando la producción de colágeno, (proteína responsable de mantener la piel firme y tersa), esta técnica se recomienda para aliviar diferentes tipos de problemas como suavizar cicatrices y líneas de expresión, quemaduras, marcas de acné, o bien, para cerrar poros abiertos.

La efectividad depende directamente de la técnica que se elija, ya que existen diferentes tipos: superficial, medio y profundo. 

Los más superficiales

Con ácidos. Se hacen a base de ácidos como el glicólico y el mandélico. La cantidad de sesiones y la graduación del ácido a utilizar dependen del estado de la piel. Se acompaña y complementa con cremas recetadas por un dermatólogo. Es recomendable que la persona no sea alérgica.

Microdermoabrasión. Se trata de un pulido facial con puntas de diamantes o con cristales de aluminio. Renueva la piel eliminando las células muertas y mejorando el estado de las arrugas. Al igual que los ácidos, requieren de varias sesiones (seis como mínimo). Según los dermatólogos, para un mejor resultado, este tratamiento se puede combinar perfectamente con peeling a base de ácidos. El sol es el enemigo número uno de estos tratamientos. Por eso, siempre se recomienda realizarlos de abril a setiembre y no en los meses de verano.

Los más profundos

A base de ácido tricloroacético. También se llama 'el peeling de la piel de bebé' porque puede llegar a quitar hasta diez años del rostro. Se trata de un sólo peeling a base de un ácido muy fuerte que llega a las capas más profundas. El único inconveniente es que el rostro queda con una pequeña lesión que tarda de siete a diez días en sanar. La persona no puede salir de su casa durante este tiempo porque la dermis está muy sensible. Según los especialistas, los que se realizan este tratamiento no pueden exponerse al sol por casi cinco meses.

Con láser. Se utiliza la aparatología para pulir la piel y exfoliarla hasta la epidermis. De esa manera se eliminan hasta las arrugas más profundas. Este tratamiento exige la misma recuperación que demanda el peeling de ácido tricloroacético. Esta clase de tratamientos únicamente pueden ser ejecutados por un médico dermatólogo o cirujano ya que, en manos inexpertas, pueden generarse quemaduras irreversibles.

No hay comentarios :

Publicar un comentario