ShareThis

jueves, 5 de agosto de 2010

Internet y los niños

*Por Lic. Gisela Holc

Mientras estamos tranquilos pensando que los chicos están en casa merendando o haciendo la tarea del colegio, ellos pueden estar navegando por internet, teniendo inclusive la posibilidad de entrar a sitios que posean contenidos para adultos.

Internet es a la vez una herramienta que facilita el recabo de información, la posibilidad de investigar sobre temas diversos y pasear por miles de bibliotecas sin salir de casa. La red es, entre otras cosas, una maravillosa fuente de información y conocimientos.

Aunque puede ser un buen recurso, si lo sabemos aprovechar, también se puede convertir en un arma peligrosa, si no se delimita. A través de la pantalla de Internet, los chicos pueden salir al mundo y a la vez, pueden dejar entrar desconocidos a sus propias vidas.

En ese sentido, el chat, MSN y las redes sociales como Facebook o Tweeter son un arma de doble filo. Mientras los invitados o contactos sean personas conocidas y amigos no hay riesgo, pero los niños son niños y por ello, inocentes. Todos hemos escuchado en alguna oportunidad algún relato de secuestro virtual o cita a ciegas que termina en violación o maltrato y agresión: existen las malas personas, existe la perversión. Hay quienes tras el anonimato que permite el mundo cibernético provocan situaciones en las cuales nadie desearía ver involucrado a un menor. Y aquí aparecen las trampas de Internet. No hay que negarlas, no hay que desentenderse de ellas, solo hay que saber puede prevenir.

Es tarea y desafío de los padres de hoy aprender a lidiar con la computación y sus potencialidades, aprender y concienciar, primero a sí mismos, y luego a sus hijos. Es posible que los niños no puedan establecer ciertos límites y diferencias, por eso, es función de los adultos tomar medidas de cuidado y protección:

Algunos consejos útiles:

• Pensar que cuando uno pone un límite al hijo, no lo está castigando o reprimiendo, lo está cuidando. Los adultos deben poder sostener el No, basado en las propias convicciones, entendiendo que las medidas tomadas son en función de proteger y cuidar al hijo.

• Evitar que los chicos se encierren en sus cuartos a navegar. Es importante que los padres o adultos responsables de su cuidado puedan supervisar lo que ellos están haciendo.

• Buscar un lugar de la casa para ubicar la computadora que sea accesible al paso de cualquier miembro de la familia. En caso de no ser posible por la estructura del hogar, está bien pedir a los chicos en edad escolar que dejen las puertas de sus habitaciones abiertas.

• Establecer horas para el uso de las computadoras: horarios de juego diferenciados de horario de tarea.

• Habilitar espacios y climas de charla y conversación entre padres e hijos donde éstos puedan intercambiar ideas, pensamientos, hacer preguntas. Internet, al igual que los medios de comunicación televisivos, ofrecen una cantidad de información que si no es bien comprendida o procesada por los chicos más pequeños, en lugar de informar pueden confundir, marear, generar temores e inseguridades.

• Los medios informativos en general pueden ser un buen recurso de prevención si se lo utiliza adecuadamente, pero puede ser una invasión si no se puede procesar la información que se transmite. Son los adultos los que deberían poner un filtro adecuado, elegir los programas para que sus hijos vean, compartir ciertos otros programas y seleccionar la información que estos recibirán.

No hay comentarios :

Publicar un comentario